lunes


Es cierto que las mascarillas nos brindan beneficios a nuestra piel y por ende son muy benéficas, pero también las considero perfectas para darme un momento relax. A veces el estrés nos desborda y es importante darnos unos cuantos minutos para relajarnos por completo, sacudir nuestras preocupaciones, concentrarnos en algún pasatiempo que amemos y al mismo tiempo consentir la piel con una experiencia sensorial.

Regularmente mi #masktime ocurre el domingo por la tarde, aunque a veces mi piel pide a gritos un poco de mimos extras a media semana. Sea cual sea el caso, me he dado el lujo de probar estas mascarillas de lujo, gracias a que tenía conmigo estas muestras.

Abeille Royale Repairing Honey Gel Mask - Guerlain

Esta mascarilla repara los micro desgarros de la piel, logrando un efecto lifting y corrección de arrugas. Al menos eso dice la página oficial ¿es cierto? SÍ. Bueno, lo cierto es que no la apliqué en mi línea de expresión de la frente, pero sin duda noté la piel más firme y con brillo saludable.

Tiene una textura gel de fácil absorción y es muy curiosa, porque sin duda me recordó a la miel por su tonalidad. Para mí fue una maravilla y sí se me antoja, pero no creo que caiga en mi tocador este año. 

Extra Plump Smooth Balm Mask - Dior

De esta nueva gama - destinada la piel de las millenials, he probado su serum hidratante y ha sido perfecto para combatir la deshidratación que acosaba a mi piel desde finales del año pasado, por esa razón le traía muchas ganas a alguna de sus tres mascarillas.

Esta en particular fue creada con una combinación de aceite de pino blanco y agentes voluminizadores de origen natural, por lo que está destinada a nutrir y devolverle la jugosidad a la piel. Su textura es un tanto untuosa, pero no se siente pesada en la piel y después de su uso no deja rastro oleoso. La usé luego de unos días particularmente pesados en los que mi tez lucia apagada, fue santo remedio.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.