lunes


Crecí en el campo, la naturaleza y la tierra son mi preocupación y muchas de mis decisiones de compra, pero admito que los animales no entran en ese rango de preocupación. Cuando me llegó la invitación para una charla sobre el uso de animales  en las pruebas cosméticas pensé que era una buena oportunidad para abrir mis horizontes y empaparme de información, así que decidí sacrificar la huelga del 8 de marzo (#NosotrasParamosMx) para enterarme de esta importante causa.

Quien dio la charla fue Troy Siedle, Director de Investigación y Toxicología por la Humane Society International (H.S.I.), es egresado con Honores en Estudios de la Salud por la Universidad de Waterloo y ha diseñado un sistema que permite evitar la prueba de sustancias presentes en los cosméticos sin utilizar especies animales.

Resulta que las pruebas cosméticas en animales están prohibidas en muchos sitios, pero como China las exige para aprovar la venta en su territorio, muchas marcas recurren a ellas para entrar en ese codiciado mercado. 

Es imposible cuántos animales son usados anualmente en la experimentación, pero podríamos decir que mínimo medio millón, entre los que encontramos conejos, cobayas, ratas y demás. Son sometidos a cosas tan 'sensillas' como raparles zonas de su pelaje y embarrarlos con el producto para ver si hay alguna reacción alérgica en su piel, u obligarlos a ingerir cantidad enormes de producto para ver si eso provoca alguna reacción, seguro así saben qué ocurre si te comes una pasta de dientes entera.

Son cosas horrendas que deberían ser retiradas. De hecho Troy mencionaba un argumento muy lógico: si la ciencia ha avanzado tanto que tenemos tecnología que no imaginábamos hace 20 años ¿por qué se siguen recurriendo a prácticas de más de 30 años? ¿No se está cultivando piel? ¿Por qué no aprovechar ese hecho para realizar directamente esas pruebas. Porque, de hecho, los resultados que se optienen en esos animales tienen un enorme margen de error en comparación con los humanos. 

La Humane Society International ha impulsado importantes iniciativas en nuestro país, como la prohibición de peleas de perros. Piden a los ciudadanos que se sumen a la causa y firmen una petición, posteriormente promueven iniciativas con el Congreso para sacar/endurecer leyes en beneficio de los animales. Troy vino precisamente a eso, para invitarnos a implementar dichas políticas, herramientas y prácticas para que México se afilie al nuevo standart de producción que viene a cambiar la relación de la sociedad con su entorno natural.

Por ello HSI lanza en nuestro país su campaña #BeCrueltyFree, de la mano con LUSH, para animar a los consumidores a sumarse a esta importante causa. Para ello debemos firmar su petición online, de esa manera haremos presión ante los legisladores para que se prohiban en México las pruebas en animales para fines cosméticos.



El apoyo de Lush también se plasma con el relanzamiento de su barra de shampoo mejor vendida "New", que ahora está adornada con el hastag #BeCrueltyFree, además de invitar a sus consumidores a unirse a tan importante causa. Este shampoo en barra tiene canela, clavo y menta para estimular el cuero cabelludo, además de ortiga y romero.

Después de todo lo apredido, empezaré a ser una consumidora responsable con esta causa. No digo que ahora usaré únicamente productos 'cruelty free', pero sin duda empezaré cuidar mis elecciones de compra y me inclinaré más dichas opciones.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.