lunes


El lujo, el verdadero lujo, no solo está amparado por un elevado precio, también por la riqueza de sus materiales, la perfección de su elaboración y la exclusividad que prometen. Los lentes son un accesorio casi indispensable, pero SHAMBALLA EYEWEAR va más allá  y los convierto casi en una pieza de joyería, lo cual no es raro porque originalmente era una marca de joyas.

Esos lentes de los que Karl Lagerfeld nunca se separa pertenecen a esta marca, diseñada y producida por Larry Sands.  La marca toma su inspiración en el yoga, influencia presente en muchos de sus materiales, los cuales provienen de la playa de Katmandú, Nepal,además del ónix negro, ebonita y todas las piezas de madera que provienen directamente del suelo.



Otros materiales usados, y que contribuyen a que los lentes sean el equivalente a una pieza de joyería, son oro, plata y otros metales combinados con pieles exóticas como de cocodrilo bebé, que obtienen de criaderos, los mismos utiliza Hérmes. Como no solo el armazón es importante, cuentan con los filtros solares suficientes para proteger los ojos de los rayos UV.

Producen apenas 100 piezas que se venden a nivel mundial, se dividen en 17 modelos, tres colecciones y 5 colores, son 100 piezas a nivel mundial y no se vuelven a repetir. Un artículo tan exclusivo solo puede estar disponible en nuestro país en Saks Fifth Avenue.


0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.