jueves


Conocía brevemente la marca Clarins, sobre todo porque hace unos años probé, y disfruté, su protector solar, pero aunque la tenía en alta estima por todos los comentarios buenos que recibe, no había probado algo más de la marca. Hasta hace poco.

Tuve la oportunidad de conocer la marca a profundidad, probar sus productos de maquillaje, disfrutar la experiencia sensorial con el skincare...y aprender a usarlos correctamente. Porque muchas marcas desarrollan una técnica especial, alguna vez les conté la de Lancôme, y si no la sabemos corremos el riesgo de no lograr el efecto deseado y creernos estafadas.



Pero vamos por partes. Todo inició en 1954, cuando Jacques Courtin-Clarins inaugura el que sería su primer instituto de belleza en París, en la calle Tronchet, motivado por el deseo de ofrece masajes terapéuticos y productos basados 100% en extractos de plantas. Al principio los productos estaban diseñados para que los utilizaran únicamente en los masajes en sus instalaciones, pero con el tiempo empezaron a venderlos de manera individual. Por eso les digo que tienen una técnica especial de aplicación.

Durante la presentación pude conocer Water Comfort One-Step Cleanser with Peach Essential Water, quizá el mejor limpiador facial que he probado. Tal cual. Es una especie de agua micelar que se lo lleva TODO sin necesidad de varias pasadas, simplemente pasas el algodón impregnado con el producto y listo.

Después llegó el momento de probar uno de sus productos estrella: el Double Serum. Debe su nombre a que en la fórmula hay componentes solubles en agua y en aceite, ambos están separados para no pierda la concentración y sólo se unen al oprimir el dispensador. ¿El gran efecto que noté después de aplicarlo tal y como nos dijeron? Luminosidad y suavidad en el rostro.

La razón de la experiencia en Clarins era conocer su último lanzamiento, en realidad la reformulación de un clásico, la gama Multi-Active. Los productos fueron lanzados originalmente en 1988 enfocados para mujeres treintañeras, la gama mejorada tiene lo último en avances científicos, una tecnología puntera asociada al poder de las plantas contribuye a atenuar visiblemente las primeras arrugas.

Recordemos que es los treinta años que no solo la piel empieza a perder los activos que le brindan lozanía, sino que la vida se vuelve para nosotras un torbellino de ocupaciones, responsabilidades y estrés que se manifiestan en pocas horas de sueño, sobre todo cuando los hijos entran en la ecuación.

La piel se regenera durante la noche, nuestro cuerpo está programado para descansar solo durante la noche cuando no hay luz del sol, así que aunque repongamos las horas de sueño a lo largo del día, la piel no tiene la regeneración que necesita. Así de preocupante como suena. Además hay que sumarle el estrés, en respuesta a ello el cuerpo produce una hormona llamada CRH. Esta sobreproducción tiene consecuencias nocivas para la juventud de la piel: aceleración del envejecimiento del fibroblasto,  aumento de la degradación de la matriz dérmica y  Disminución de los componentes de la matriz de la UDE (unión dermoepidérmica).


Una foto publicada por Pequeñas Joyas (@pequenasjoyas) el

Como la piel tiene necesidades diferentes en el día y en la noche, los Laboratorios Clarins seleccionaron diferentes extractoss para la rutina matutina y nocturna. En la crema de día encontramos el extracto de myrothamnus, planta de Sudáfrica capaz de sobrevivir al estrés hídrico durante la temporada seca, por su demostrada capacidad para absorber los efectos nocivos de los picos de estrés cotidianos. Alisa las primeras arrugas. La piel recupera su tonicidad.

Para la noche extracto de amapola de California bio, flor que para regenerarse se cierra por la noche, por su demostrada capacidad para compensar los efectos nocivos de la falta de sueño. Lo que ambos tiene en común es la cardencha, utilizada desde la antigüedad como tónico de belleza por las propiedades del agua del interior de sus hojas, lo que hace es combatir los radicales libres.

Los productos vienen en diferentes texturas, las cuales podemos elegir en base a nuestro tipo de piel, así tenemos fluido, crema y gel. Puedes irlas variando a lo largo del año porque las necesidades de hidratación varían con el cambio de las estaciones.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.