lunes


Ha pasado casi un año desde que Ella Rodríguez de dieciocho años tuvo un accidente automovilístico que la dejó lisiada, con cicatrices y sin madre. Después de una difícil recuperación, ha sido llevada al otro lado del país y obligada a estar bajo la custodia de un padre que la abandonó cuando era una niña pequeña. Si Ella quiere escapar de la casa de su padre, y de su nueva y horrible familia, debe de convencer a sus médicos de que es capaz, tanto física como emocionalmente, de vivir por su cuenta. El problema es que aún no está lista. La única manera que se le ocurre para comenzar a sanar es re-conectarse con la única persona que le queda en el mundo que alguna vez significó algo para ella: su mejor amigo anónimo de Internet, Cinder.

La sensación de Hollywood, Brian Oliver, tiene la reputación de chico problemático. Hay gran expectativa en torno a su desempeño en la próxima película The Druid Prince, pero su equipo dice que no va a hacer la transición de ídolo adolescente a actor serio de lista A, a menos que pueda demostrar que ha dejado sus días de fiesta atrás y convertirse en un adulto maduro. Con el fin de sofocar las llamas de su reputación de chico malo, su equipo crea un compromiso falso para él y su co-estrella, Kaylee. Brian no está encantado con el acuerdo, o su falsa prometida, pero decide aceptar si eso significa que obtendrá una nominación al Oscar. Luego un correo electrónico sorpresa de una vieja amiga de Internet lo cambia todo.

**********************************

Les confieso que no soy nada adepta a los libros para adolescentes por muchas razones, entre ellas la abundancia de drama innecesario (aunque supongo que eso es algo inherente a la adolescencia) y personajes a los que con gusto golpearía por su falta de sentido común.Por esa razón este libro no me interesaba y pasaba de largo, pero como a veces me he llevado sorpresas muy agradables de libros que no esperaba tanto, decidí darle una oportunidad. Y me encantó.

Ella es una chica a quien se le vino el mundo encima por culpa de un accidente de tráfico,no sólo perdió a su madre y sufrió quemaduras que le dejaron cicatrices en casi todo su cuerpo y problemas para caminar, sino que la llevó a vivir con un papá que no veía en años y su nueva y perfecta familia. Una de sus hermanastras la odia más que la otra e instiga el acoso escolar del que es víctima. Obviamente ella quiere huir de su situación, pero la cosa no es fácil.

Su terapeuta le advierte que sólo la apoyará para ganar su independencia si logra forjar una red de seguridad, es decir, amigos. Desesperada por cumplir con ese requisito, Ella recurre al único amigo al que verdaderamente extraña...y al que nunca conoció en persona.

En este mundo digital en el que vivimos no es raro forjar amistad a través de foros de internet (yo lo he hecho); por medio de un blog temático que ella llevaba sobre su saga literaria favorita conoció a Cinder458 años atrás, o quizá deberíamos dedir, así conoció a Brian Oliver, el actor juvenil más famoso del momento. Una especie de Robert Pattinson en plena época de Crepúsculo. 

Brian es un actor juvenil que quiere ganar el respeto de la crítica, aunque en aquel momento disfruta de haber conseguido el papel de Cinder en la adaptación cinematográfica de un clásico de la literaturapara jóvenes: Las Crónicas de Cinder. Una serie de libros de fantasía, de la cual ambos son fans. Una discusión sobre el personaje de Cinder es lo que da inicio a su amistad.

Para ganar el aprecio de la crítica está dispuesto a hacer ciertos sacrificios, como fingir que tiene una relación con su compañera de reparto, lo cual ayudaría al éxito de la película y le abriría la puerta a otros papeles, sobre a todo a trabajar con un director al que admira. Al menos hasta que Ella reaparece en su vida.

Escrita de una manera muy ágil con un lenguaje simple, la autora nos mete en una preparatoria de lujo que acosa a una joven por las quemaduras de su cuerpo, mientras ella trata de mantenerse fuerte y luchar por la libertad que desea sin caer de nueva cuenta en la depresión que la invadió cuando estaba recuperándose de sus lesiones. 

Brian tiene un cierto grado de cursilería que te provoca un poco de ternura, aunque está en el límite de empalagarte. A diferencia de Ella, él sabe lo que quiere y está dispuesto a correr los riesgos que sean necesarios para estar juntos.  Lo cual es curioso, porque el tiempo que están juntos físicamente es verdaderamente escaso, su interacción se limita a internet y el teléfono. Aún así, esta enésima adaptación de Cenicienta deja un buen sabor de boca.

Come me quedé con un buen sabor de boca con 'Cinder & Ella' cometí el error de pensar que toda la obra de Kelly Oram era buena. Así caí en 'V es por vinrgen' y fue un horror. Todavía pensé que quizá las cosas mejoraran en 'A es por abstinencia'...y no. De momento no me pienso sumergir más en la obra de Oram.

No sé si lo vayan a editar en español, hasta el momento lo único confirmado es que Oram autopublicará en español su libro 'El Experimento de Avery Shaw', cuyo lanzamiento está cerca. En cuanto tenga algo confirmado les compartiré las noticias.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.