sábado


El famoso trench coat de Burberry nació hace 100 años como una prenda pensada para los soldados británicos durante la Primera Guerra Mundial, sau tejido es impermeble y resistente, e incluso hasta la fecha conserva ciertos detalles de la prenda, específicos para colocarse el rifle. Obviamente en la actualidad tienen un fin más decorativo. 


Cuanta la historia que el Duque de Windsor (no de los hombres más elegantes de aquella época), era adicto a su gabarnia y siempre la pedía como 'My Burberry'. Burberry honra todos esos detalles de su prenda más famosa y los convierte en su nuevo aroma.

Es una fragancia floral, pero es un aroma muy suave y envolvente, en las notas de salida encontramos a la alverjilla y bergamota que se funden con un corazón de geranio, membrillo y fresias, para finalizar con las rosas damasco con gotas de lluvia, rosas centifolia y pachulí. Desde que lo olí por primera vez supe que se convertiría en mi nueva fragancia de cabecera, el ideal para reemplazar a La Petite Robe Noire, que terminé en estos días.


El líquido es un color que recuerda al célebre tono miel, uno de los tres colores utilizados en la colección de gabardinas tradicionales de la marca. Lo distintivo de su frasco es su tapón, cuyo acabado simula un botón, y el nudo que adorna su cuello es de gabardina con tejido inglés. 

Para la campaña Burberry recurrió a Mario Testino para fotografia a dos de las modelos inglesas más importantes del momento: Kate Moss y Cara  Delevingne. Cuando lo supe me pareció una gran apuesta...pero creo que fue lo decepcionante del lanzamiento, porque pecaron de excesivamente clásicos para la campaña. Por suerte el perfume es lo que verdaderamente importa. 


0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.