sábado


Soy una gran fan de la serie Castle, en donde el escritor de novelas de misterio Richard Castle empieza a seguir a la detective de homicidios Kate Beckett, pues se ha encaprichado con que ella es su musa y le brinda la inspiración necesaria para su nueva saga. Tramas interesantes, tono ligero y mucha camaradería rodean a esta serie, que inicia su nueva temporada el próximo lunes.


Desde el inicio de la serie estoy enamorada de Castle. Es difícil no encariñarse con un personaje divertido, un poquito irresponsable, pero con un curioso toque tradicional por la relación cercana que lleva con su madre y el amor que demuestra para su hija. A pesar de que al inicio era un mujeriego con dos matrimonios fallidos a cuestas, a lo largo de las temporadas vemos su evolución para enamorarse de Beckett y comprometerse en su totalidad con ella y la relación de ambos.

Si bien Castle es el personaje central de la serie, Beckett ha ido creciendo y desarrollándose. Mientras buscaba al asesino de su madre iba enfrentándose a sus temores, incluyendo los que le impedían aceptar el amor de Rick y entrar en una relación con él. Pero finalmente en la temporada seis nos sumergimos en una larguísima preparación para la boda.

Lo cierto es que el estilo de Beckett me gusta, aunque no siempre me parece práctico para una mujer policía (no puedo imaginarme una policía corriendo tras el criminal con botas de tacón altísimo). Quizá el sello distintivo son sus sacos o abrigos, de los cuales me declaro enamorada.

Hugo Boss
Burberry
La frecuencia de las gabardinas lo tomo como un guiño a las historias clásicas de detectives, ese mundo en el que se mueve Castle con sus amigos escritores con los que juega al pókar (incluyendo a Michael Connelly).

Lo cierto es que denotan un buen presupuesto, al menos en este tipo de prendas porque Burberry es la marca predominante en los sacos y gabardinas.

Burberry
Burberry
El vestido de novia de Beckett era uno de los detalles que me parecían intrigantes. Kate es fuerte, intrépida y dura (algo necesario en un mundo de hombres), pero no le espanta su lado femenino y tiene una amplia colección de zapatillas. 

El primer vestido de novia elegido lo mostraron en el capítulo "Dressed to kill", que se ambientaba en una revista y su intimidante editora (cualquier parecido con Vogue y Anna Wintour no es coincidencia). 



Se trataba de una creación de Luke Reichie, el diseñador de vestuario de la serie. Lo más llamativo era su falda de tafeta de seda y organza, sobre el cuerpo del vestido bordado con detalles plateados. Un horror. Lo juro, lo odié en cuanto lo vi. Y fue un diagnóstico unánime de todos los Caskett fans.

Ignoro si por el malestar que provocó el diseño, el caso es que en el último capítulo el vestido sufrió la inundación del departamento de Kate y quedó inservible (alabado sea el escritor). Cuando todo parecía perdido, Kate recibió el vestido de novia de su madre.


En esta caso era un diseño de Alberta Ferretti en tul de seda, con el talle forrado de encaje, y un panel del mismo que bajaba hasta la falda. Una preciosidad que le quedaba como un guante, y que en el avances de la nueva temporada nos queda claro que era ligero y aguantó hasta sumergirse en el lodo y estar muy cerca del lodo.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.