sábado

Cuando uno piensa en alta joyería, en piedras de inmenso valor, regularmente viene a nuestra mente esas piezas ostentosas, sólo aptas para lucirse en una ceremonia de gala. Pero lo cierto es que esas piedras de gran valor también pueden componer piezas más sencillas y elegantes para aderezar un outfit formal, como un accesorio pret-a-porter que se puede cambiar cada día.

Pomellato nación en Milán en el año de 1967 gracias a la visión de Pino Rabolini cuyo concepto de 'pret-a-porter' era revolucionario en aquel momento. Sus piezas son fabricadas a mano y mediante una de las técnicas más antiguas: el vaciado en cera. Esta técnica consiste en tallar el modelo en cera, posteriormente se introduce en un molde tipo árbol que se calienta para endurecerse, posteriormente se vierte el oro por un agujero y se rellena el hueco vacío adentro de la cera. El calor hace el resto del trabajo dejando listo el modelo en oro. A partir de ahí los joyeros trabajan en su pulido y en incrustar manualmente cada piedra correspondiente al modelo.


Su pieza estrella es el anillo Nudo, que se compone de tres anillo individuales y puede personalizarse eligiendo de diferentes tamaños, colores o piedras, hasta lograr la pieza que buscamos. Viene en la versión Classic, Maxi y recientemente Petit.


Sabbia es otra de sus colecciones la cual mantiene su expresión elegante y esencial con pequeñas «pastillas» de diamantes blancos, brown o negros engastados en oro rosa. Inspirándose en la arena del desierto, Pomellato inventó un pavé irregular y ondulado que evoca ese suave resplandor. El delicado motivo central de los anillos aparece también en la fina cadena de la pulsera y la gargantilla.



Si ya hay inspiración en la arena, Capri se va al Mediterráneo y nos trae sus colores para las piezas de la colección. Turquesa, violeta, azúl lapislázuli engarzados en oro rosa. Debo admitir que me enamoró del collar en cuanto tuve oportunidad que me lo mostraran, no sólo por sus colores, sino por la perfección y sensillez del diseño.

Aunque tienen una gran variedad de ellas y se les unen más cada cierto tiempo, esas son las tres principales colecciones de Pomellato. Teniendo en cuenta su importancia la marca ha querido celebrarlas a lo grande pero cada una de manera particular, encargaron a tres directores emergentes la realización de tres cortos, inspirados cada uno en estas colecciones. Su total libertad creativa dieron vida a tres visiones totalmente diferentes, siendo mi favorito Sabbia, dirigido por Alex Tacchi, aunque Nudo de Francesco Carrozzini y Capri de Filipo Silvestris y Pierluigi Ferrandini tienen su encanto.




Pero Pomellato sabe ver más allá y han lanzado a una 'hermana pequeña' nacida en 1995, la marca Dodo. Aquí hablamos de una marca más juvenil y alegre, además de con precios más accesibles (dentro de su rango). Con sus distintos tipos de charms puedes crear tus propias piezas en sus establecimientos.



En colecciones podemos encontrar figuras relativas al mar en diferentes colores, (quizá mi colección favorita), otros animales como abejas, muerciélagos, búhos, pingüinos y hasta un dodos; letras y números para hacer piezas especiales para regalar o tener presente a la persona especial.


En realidad no tienen sólo charms para tú formes tu pulsera, sino que tiene piezas armadas como brazaletes, collares, anillo y aretes. Todo creado en oro y plata.


Quizá por tomar su nombre de una especie ya extinta, esta marca colabora con WWF Italia, contribuyendo con sus iniciativa e implicándose en los proyectos de protección ambiental.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.