martes


Hace un par de meses me invitaron a conocer la colección de Primavera-Verano de Bimba y Lola, pero preferí esperar a que estuvieran en tienda los avances de la colección, antes de hablarles de ella. Es sólo un pequeño experimento, porque a veces ver la ropa con demasiada anticipación hace que ya no pueda esperar a tener algo y deje de interesarme lo que está en esos momentos a la venta. Así que ahora que ya falta poco para que puedan comprar la colección, es el momento de explayarme.










En su momento les hablé de la colección de Otoño, inspirada mansión Grey Gardens y en sus excéntricas habitantes, Edith Ewing Bouvier y su hija Edith Bouvier Beale. Aunque me gustó, debo admitir que tenía ese aire serio y melancólico, algo obvio por su inspiración y apropiado para la temporada. Pero para la soleada primavera se han ido al otro extremo e incluso se sumergieron en el mar para lograr la inspiración.



O no exactamente. En realidad las bases de la colección las podemos en el trabajo de la artista española Maruja Mallo, específicamente en su obra "Sirenas", de 1952, de donde toma el nombre la colección. Maruja (Viveiro, Lugo 1902 - Madrid 1995), fue pintora e ilustradora de carácter rebelde e inconformista, fue una de las artistas plásticas más significativas de las vanguardias.





El Art Decó definió gran parte de su obra: los colores pastel, las formas geométricas y la simetría característicos de este estilo pueden verse en los diferentes estampados y en los cortes y estructuras de las prendas. El Decó traslada nuestra tendencia a Miami; los dibujos y las figuras que adornan sus edificios, la vegetación de sus avenidas y las sirenas del parque temático Weeki Wachee están presentes también en los estampados de la colección.





Otro de los elementos característicos de la obra de la artista son las figuras del mundo marino y los útiles de pesca, que encontramos en las piezas de bisutería así como en los diferentes materiales: tejidos de acabados brillantes e irisados, pieles metalizadas, tricots desagujados imitando a las redes de pesca, neopreno troquelado que recuerda a la textura de la esponjas marinas.

Una colección y una energía muy diferente a lo que fue la anterior y aunque varias prendas que me encantaron, me sentí irremediablemente atrapada por la bisutería. Ese brazalete de cangrejo me llama y trataré de ir por el en cuanto esté en tienda.




0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.