lunes


De pronto siento que voy de decepción en decepción. Primero fueron ciertas colaboraciones especiales de maquillaje, pero ahora se extiende a los tan cacareados September Issues. Es el número más importante para las editoriales, el que más leña al fuego le ponen, en el que todas las marcas se anuncian...y termina convirtiéndose en un catálogo pesado y aburrido.


El año pasado quise comprarme el número de Vogue USA, porque era una edición de aniversario y esperaba algo bueno (aunque tuviera a Lady Gaga en la portada), el caso es que nunca alcancé el número y me quedé con las ganas. Sin embargo este año se ve que no se vendió bien, porque hasta este día se pueden encontrar ejemplares en exhibición.

El caso es que no me puedo dar el lujo de comprar todas las revistas todos los meses, el dinero y el espacio me lo impiden, así que siempre reviso bien las revistas antes de decidirme a comprarla. Y este mes, cuando iba decidida por mi número...me pareció tan jodidamente aburrido.

Jennifer Lawrence me gusta, en serio, pero esa de las fotos no es ella. Está bien que sea imagen de Dior ¿pero sólo por eso le avientan 10 años encima? Aparte del estilismo, que fotos tan aburridas y típicas. Dejemos de lado lo raro que es no tener a una modelo en una revista de moda, sino a una celebridad, eso ya me molesta mucho. En lugar de hacer editoriales interesantes con modelos poderosas, ponen a la estrella del momento, o a la que necesita promocionar una película, con planos aburridos. ¡Y en el número más importante!

Otro punto medio molesto es el hecho de que el número de anuncios triplica el de páginas de contenido. Es totalmente entendible que si una revista sobrevive de anunciantes, eso ocurra. Pero cuando sus notas y editoriales son tan básicos, me siento como si estuviera pagando por un catálogo gigante.

Y lo mismo aplica para los números mexicanos. Ninguno hizo algo verdaderamente interesante o le echó ganas. Si acaso le doy mérito a Harper's Bazaar porque tiene unos cuantos artículos dignos, y el número de páginas es bastante agradable (sus números siempre son tan delgados). Pero nada para tirar cohetes.

¿Será acaso que las editoriales ya van a la segura? ¿ Será que se han estancado en un estilo y con ese ya sienten que no tienen que moverse? ¿Mejorarán?

Espero que la última respuesta sea sí, porque vaya que han caído

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.