domingo


Toda expresión artística parte de algo, un detonante de la imaginación que llevó a cabo esa obra. En la antigüedad se creía que las responsables de ese arrebato de imaginación eran las musas. Aunque ya no estamos en la antigua Grecia, la idea de las musas persiste pero de una manera más terrenal. A mí siempre me ha parecido asombrosa la figura de las musas, porque ellas (o ellos, porque ha habido), proyectan una fuerza tan potente que empujan a alguien a actuar de alguna manera. O al menos tocan su fibra artística.


Todo esto viene a colación porque hace unos días, como parte de una presentación, tuve un recorrido por el Museo Soumaya que está en Plaza Carso. Para quien no lo sepa, la difunta esposa de Slim era una coleccionista de arte y su deseo era tener un lugar abierto al público para que la gente pudiera estar en contacto con esas obras. No lo pudo hacer en vida, pero su familia cumplió su deseo con este museo. El el se pueden encontrar piezas de Orozco, Rivera, Miró, Dalí,Cézanne. Una maravilla.



Después de recrearme en tanta obras de arte, porque una de mis aficiones es visitar museos y empaparme de sus obras, llegó el momento de concretar esas obras y enfocarnos en un punto crucial, lo que motivó la creación de esas obras: las musas.


Inspirándose en ese magnetismo del que hacen gala las musas, Loewe crea su nueva fragancia: Aura. El nombre ya lo tenía una anterior fragancia de la casa, pero no caigan en el error de pensar que es un relanzamiento, porque es un aroma totalmente nuevo.


Es un Eau de Parfum floral y amaderado. Una salida picante y fresca de pimienta rosa y bergamota despierta el misterio que envuelve la fragancia junto con un toque afrutado de grosella y un guiño de hojas de violeta. Su corazón es plenamente floral, elegante y de una altísima calidad. Jazmín Sambac Absoluto, Iris y Narciso Absoluto se funden en una predominante nota de rosa Otto. La fragancia se envuelve en una cálida y amaderada estela de sándalo de Australia y Cedro de Atlas en sus notas de fondo, que conviven con un moderno contrapunto de néctar de frambuesa y una nota de Piel Loewe que evoca el ADN de la casa.


El frasco recuerda a la estética Art Decó, y la etiqueta que ostenta el nombre al frente está hecha de piel en tono nude. Todo un pequeño homenaje a la firma.

Como rostro, y emblema de las musas modernas, está la top model Linda Evangelista, que aparece en la campaña luciendo una una gabardina de piel de la colección de Loewe “Leather Icons” y un emblemático bolso “Amazona”.

Podría entrar en detalles de por qué me encantó el evento, de cómo toda la experiencia llevo a un buen descubrimiento del perfume, pero prefiero invitarlos a que vean el album respectivo con las fotos. Y obviamente  a que si tienen oportunidad visiten el Museo.

En lugar de eso les daré mi diagnóstico para el perfume. Si partimos que la personalidad de una musa debe ser fuerte para ejercer su magnetismo, este aroma debe ser de tal manera. Como he dicho en un par de ocasiones, soy más de aromas sutiles y frescos, pues este es potente y con personalidad. Siempre he creído que definir un perfume es una cosa difícil, así que les puedo decir que no es un perfume tímido, sino con fuerza y persistente. Si va con su personalidad, quizá es el indicado


0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.