lunes

Mya simboliza un género de conchas en la zoología;
Maris significa del mar en Latín.



Algo que me encanta es aprender, y si es de los orígenes de marcas y empresas importantes pues más aún. Me encanta porque lo que ahora es normal para nosotros, en su momento fue una total innovación por parte de alguien que supo ver más allá. Todo eso lo pensaba cuando me invitaron a conocer la nueva línea que H. Stern trajo a México y tuve la oportunidad de escuchar el surgimiento de la firma y cómo Hans Stern cambió el mundo de la joyería.



Fue en 1945, cuando apenas tenía 22 años, Hans Stern fundó lo que hoy es una de las firmas joyeras más importantes del mundo. Su revolución personal empezó por el hecho de usar piedras "semi preciosas", o de color, que en aquellos tiempos eran totalmente descartadas para la alta joyería. Sin embargo él supo ver más allá de eso, hasta la belleza de esas piedras y saber cómo hacerlas lucir y aprovechar su calidad. Es gracias a él que esas piedras comienzan a valorarse y ahora no es raro verla en distintas piezas de diversas marcas. En la actualidad H. Stern es la única firma de joyería de alta gama que saca dos colecciones por año.


Ahora H. Stern se sumerge en el fondo del mar para traernos su nueva colección Iris, la cual cuenta con varias líneas de inspiración y una de ellas es Mya Maris. La inspiración para las piezas fueron los reportes de la expedición H.M.S.Challenger, que tuvo inicio en 1873, y navegó por diferentes mares del mundo, recogiendo y haciendo un catálogo de bellísimos ejemplares de la vida acuática. Los dibujos con los que se representaron los hallazgos llevaron a H.Stern a reinterpretarlos en joyas.
Las joyas Mya Maris están elaboradas en oro rosado y acompañadas por pequeños diamanetes que representan la espuma de las olas que se rompen en las playas. La colección está compuesta por anillos,  pendientes de diferentes tamaños, y una linda pulsera articulada. Las nuevas joyas tienen brillo y calor especiales gracias al acabado pulido de metal rosado. Las piezas han ganado también un toque diferencial: la parte interna es de Oro Noble – metal exclusivo de H.Stern en tonalidad champán – permitiendo un suave contraste de colores con la superficie rosada.


Sin duda son piezas impresionantes, pero lo que me parece importante, a la hora de hacer la inversión de comprar joyería, es que su diseño jamás pasará de moda por su estilo clásico. Les confieso que sigo enamorada del brazalete, pero pues con eso sólo se puede soñar





0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.