martes


Esta es la entrada 150 y pensé en hacer algo medianamente especial. O al menos quiero contarles una experiencia que tuve al conocer la colección Primavera-Verano de Emporio Armani

Realmente jamás en mi vida había entrado a la tienda, realmente porque como no puedo comprarme algo de ahí, prefiero no enamorarme de nada. Sin embargo cuando se dio la oportunidad de ir, fue mejor de lo que esperaba porque hubo todo una explicación de la colección y las influencias de donde salieron esas prendas. Fue realmente instructivo.



Para empezar las telas son un calidad impecable, al igual que los cortes y las hechuras. Vamos, lo que una espera que ampare la marca. Sin duda lo que tiene Armani, que está presente en esta línea, es que te permite vestir con una elegancia muy natural y sencilla, son sólo unos cuantos elementos los que te dan ese efecto.






Como les digo, hay prendas sencillas pero contienen ciertos detalles que hacen diferente el modelo. En lo personal me enamoré de este vestido, no tanto por su estampado, sino por el detalle del corte en el pecho, que se encarga de simular pliegues. 


Sin duda hay prendas maravillosas, pero mi debilidad fueron los zapatos. Claro que las bolsas también me atraían, pero los zapatos me gritaban "Llévame, llévame. Ya nos las arreglaremos para pagar la cuenta". En fin, que soñar no cuesta y sí es muy hermoso.









Fue una experiencia increíble el poder conocer las tendencias propuestas por la marca, al mismo tiempo que recibíamos la explicaciones de cada prenda. Pero sin duda, tocar las prendas y ponértelas encima, da una mayor dimensión a ese conocimiento.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.