sábado

Los desfiles de moda se han convertido en una tradición. Aunque en realidad comenzaron para las clientas más exclusivas, con el tiempo el internet y las redes sociales nos han permitido el acceso a quienes no podríamos asistir a esas impresionantes presentaciones de las casas más importantes.


Para llamar la atención algunos diseñadores buscan innovar en la puesta en escena. Karl Lagerfeld es experto en montar impresionantes escenarios para mostrar las colecciones de la casa Chanel, Burberry se encargó de que lloviera para su desfile Otoño Invierno 2012y Marc Jacobs ha creado un hotel para su último desfile.

Todos ellos tratan de hacer una experiencia diferente el desfile, aunque tiene como riesgo de que la atención se centre en el escenario y no en la colección, sobre todo si la colección es deficiente.

Por eso me llamó la atención lo que montó la diseñadora irlandesa Orla Kiely para la presentación en Londres de su colección Otoño-Invierno 2013.




De una manera muy sencilla pero elegante, la diseñadora montó un escenario de ofinica, en el que las modelos ostentaban el papel de secretarias, exhibiendo sus creaciones con un aire años 50. Es de una simplicidad enorme, pero una gran idea llevar la moda a la "cotidianeidad"

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.