jueves


Uno de los efectos que ejerce la moda en mí, es que puedo olvidarme de un mal día si me sumerjo en las imágenes suntuosas, elegantes y bellas que de alguna manera ofrece. Se puede decir que es un pequeño placer, pero ver cosas hermosas me permite desconectar un poco y relajarme.

Hace un par de días no estaba teniendo un buen inicio de jornada, así que me senté a trabajar y vi un spot de la nueva máscara de pestañas de Guerlain. Y la música que empezó a salir de inmediato logró ponerme de buenas. Sólo con ese motivo me dieron ganas de conocer el producto que aquel spot me presentaba.
Se trata de Cils d’Enfer, una máscara que promete dar volumen y esculpir el rizo de las pestañas gracias a la acción combinada de tres polímeros. El primero envuelve las pestañas en aceites extremadamente adherentes que cubren y dan volumen. El segundo, compuesto por ceras flexibles, actúa como un acondicionador suavizando las pestañas para darles la forma y el estilo deseados. El último forma una fina película alrededor de las pestañas para aprisionar la cera y fijar la espectacular curva que han adquirido.

La efectividad de una máscara de pestañas recae no sólo en su fórmula, sino en el diseño de su cepillo. Algunas veces ese es todo el truco para conseguir un efecto alargado, otras facilita que todas las pestañas reciban su dosis de producto.

En el caso de Cils d’Enfer, el cepillo cuenta con fibras huecas para repartir la cantidad justa de producto en cada aplicación. Por otro lado, la disposición entrecruzada de sus cerdas separa delicadamente las pestañas para evitar los odiados grumos. Con su corte biselado de múltiples facetas, el aplicador doma las pestañas y las riza.

A nivel empaque, que ya dicho infinidad de veces la debilidad que siento por ellos, me encanta. Aunque no lo he tenido en mis manos y he de conformarme con imágenes, me parece pequeño y discreto, ideal para llevarlo en el bolso. Aunque lo de discreto puede olvidarse por el color dorado de su estuche. El producto viene en dos tonos, Noir y Violet.

La idea de la nueva campaña de Guerlain, es hacernos la vida más fácil, logrando el efecto de Look Baby Doll, pero luciendo naturales y sencillas. Algo que el spot logra transmitir sin problemas.


Según constaté en internet, Cils d’Enfer ya está a la venta y tiene un costo de $395. Quizá no me pueda dar ese lujo, pero sí puedo seguir disfrutando del spot y de la belleza de sus imágenes

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.