miércoles



Cuenta la leyenda que las niñas a los 7 años eligen un árbol de su entorno, del cual sujetarán el telar, para tener una relación con la naturaleza y el telar.


Con esas palabras iniciaba el pasado Hangout en el marco del Google+ Fashion México. Más adelante hablaré apropiadamente del tema, pero ahora quiero enfocarme en la marca Chamuchic y lo que hay detrás de ella.

El nombre Chamuchic viene de Chamula, el grupo indígena más poderoso de la región de Los Altos de Chiapas, mientras que la palabra Chic le añade ese reconocimiento por la elegancia y dignidad con que portan sus prendas tradicionales.



Chamuchic es una marca que toma una técnica prehispánica para elaborar prendas actuales, pero sin perder ese maravilloso lazo con nuestras raíces y tradiciones como es el telar de cintura. Como toda tradición prehispánica, ha pasado de generación hasta nuestros días, cuando por medio de la marca se trata de dar un uso contemporáneo a la técnica, con maravillosos resultados.



La marca trabaja siete brocados, "los siete brocados capitales", que están presentes en sus productos. Dichos brocados son Yaxchilán, Corona, Tradicional, Sapos, Rombo Fiesta, Ollita de Barro y Universo.

Es muy fácil ir a una comunidad indígena y darles a maquilar o tomar sus textiles y usarlos para tu propia marca, pero es de verdadero reconocimiento trabajar de la mano con las comunidades para enseñarles a cubrir otros mercados con lo que llevan años haciendo. Enseñarles a manejar un negocio para que cuando quien les enseña no está, es como aquella reflexión "Dale a un hombre un pez y comerá un día, enséñale a pescar y comerá toda la vida".



Eso es lo que desde hace un par de años lleva haciendo Claudia Muñoz con comunidades chiapanecas como San Andrés Larráinza, San Juan Chamula y Zinacatán.

Y es precisamente eso lo que me gusta de proyectos como como Fábrica Social o Chamuchic, que representan un verdadero compromiso para apoyar a nuestros indígenas.

Pero más allá de las buenas intenciones, si un producto no es bueno, no sobrevive a la realidad. Así que más allá de que me gusta apoyar a los artesanos, los productos que manejan me encantan. Desde esos vestidos con brocados en los hombros (elegantes y perfectos para cualquier ocasión depende de cómo los combines) hasta sus bolsos tipo clutch. Ahora que tratan de entrar a otros mercados, han sacado su colección infantil con muñecos, e incluso su nueva línea de corbatas.


Si se dan cuenta, es una forma de mostrar que nuestros textiles pueden ser modernizados pero sin perder ni un ápice de su estilo y técnica.



Si al igual que yo quedaron encantados por sus productos, en la página de Chamuchic podrán revisar  los puntos de venta en dónde disponen de su mercancía, además de ver los diversos modelos que ofrecen.

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.