jueves


Se puede decir que las editoriales de moda tiene una misión central: vender. por vender puede ser desde los productos hasta la revista en que aparecen; para lograr ese cometido las fotografías que las ilustran no sólo deben ser hermosas, sino impactar. Lograr un impacto perdurable en quienes la vean, para que tengan en la mente la imagen y las marcas que están asociadas.

Algunas veces las revistas de moda recurren a imágenes fuertes que evidentemente levantarán polémica, para lograr una mayor difusión del número en cuestión. Pero hay otras veces que la polémica les salta por sorpresa y les muerde de improviso.

Es el caso de la revista Vogue Hommes International, que ha visto como su portada más reciente ha sido acusada por organizaciones feministas de promover la violencia doméstica.

Sanctuary for Families, Safe Horizon, Equality Now y National Organization for Women aseguran que la fotografía, obra de Terry Richardson con Marlon Teixeira y Stephanie Seymour, hace apología de la asfixia.

"La asfixia no es ningún acto que deba ser realizado para vender revistas, pues mucha gente puede considerar este acto como un acto de pasión por encima de lo que es, de un acto de violencia. 

La asfixia es un enorme precedente de mortalidad a futuro. Un estudio de 11 ciudades en el año 2008, dejó patente que el 48% de las mujeres que fueron asesinadas habían sufrido anteriormente alguno de estos episodios de asfixia."

No sé ustedes, pero yo no veo nada relacionado con la asfixia en esa imagen. Si nos ponemos minuciosos Marlon nunca cierra la mano alrededor del cuello, de hecho sus dedos están extendidos, señal de que no están haciendo presión, y abarca la longitud del cuello y la mandíbula. Jamás he escuchado un caso de asfixia con la mandíbula.

Por el lado de Stephanie veo una expresión de deseo, pasión; no creo que tendría essa expresión en caso de que fuera una situación violenta.

Claro que no voy a tomar a la ligera los índices de violencia doméstica, pero tampoco creo que haga bien a la causa meterse en polémicas estériles, que pueden minar su credibilidad a la hora de protestar por algo que en verdad merezca la pena.

Siempre he pensada que la maldad a veces está en quien lo interpreta, porque les puedo asegurar que veo y veo la imagen y sólo pienso en un arrebato pasional, no violento. ¿O qué ven ustedes?

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.