martes

Durante la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos se podían escuchar varias frases curiosas, externadas por miembros de mi familias. Desde el '¿Por qué demonios tarda tanto Paul?', '¿la reina sonríe alguna vez?', '¡Monarquía en estos tiempos!', 'No se apropian de ABBA porque no pueden' (cuando sonaban los Bee Gees de fondo)'. Pero las mejores fueron dos: '¿dónde está el recordatoria de la masacre que hicieron con los nativos americanos' y el...'¿Por qué no hablan de la minifalda?'

Porque si ustedes no lo saben, Inglaterra dio al mundo el voto de la mujer y la liberación sexual, que muchos han relacionado con la aparición de la minifalda. Curiosamente se están cumpliendo 50 años de que hizo su aparición.

La idea fue de la diseñadora Mary Quant, quien la comercializó en julio de 1962, en su boutique ubicada en el barrio de Chelsea, Londres. Obviamente causó un enorme escándalo en la época, que imponía a la minifalda la etiqueta de 'inmoral', pero sin duda comenzó a lograr una gran popularidad.


Tres años después la prenda llegó a New York, donde se crearía una famosa historia referente a su presentación. Cuentan que tras el desfiles, las modelos salieron a pasear por Broadway con las prendas puestas y paralizaron el tráfico por horas.

Como muchas veces sucede con la moda, se popularizó gracias a Vogue y a varias personalidades que comenzaron a lucirla en diferentes lugares como Nancy Sinatra, Audrey Hepburn, Brigitte Bardot y la modelo Twiggy.



Como todo 'inveno', hay quien asegura haberlo hecho antes. En éste caso se trata del diseñador francés André Courrègues, pero a pesar de su insistencia, el crédito siempre se lo ha llevado Quant, que incluso recibió la Orden del Imperio Británico, gracia a su trabajo en favor de la moda británica.


0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.