sábado

El día de hoy, hace exactamente un año, recibía la llamada de mi mamá avisando que mi papá acababa de morir. En éste año he pensado mucho en lo afortunada que fui, no sólo por tenerlo, sino porque jamás me guardé nada; sin embargo, aunque le hubiera dado un millón de abrazos, aún me restaría otro millón por darle.

El propósito de éste post no es llorar mi nostalgia, sino recordarlo con todo el amor que él me dio. Durante estos días he vuelto a tomar sus cosas con las que me quedé, pero sobre todo he olido mil veces su ropa o sus perfumes, tratando de revivir su presencia a mi lado. Así que, se me ocurrió hablar de los aromas con los que lo identificó.

El primer aroma claro con el que lo identifico es el sudor. Para alguien que nació en el campo, estaba muy acostumbrado a levantarse temprano para encargarse del jardín, a veces hasta bien entrada la tarde. Por eso, a veces, cuando lo abrazaba el sudor estaba muy presente en él, pero era una seña del trabajo realizado en el día.

Pero una vez que el trabajo terminaba, llegaba el momento del baño y de ponerse loción, la cual variaba dependiendo su ánimo o su vestimenta.


Ese frasco debe tener como 10 años que se lo regalé, lo pagué con mi primer sueldo en un día del Padre, pero nunca lo terminó. Como se darán cuenta es corrientito, así que el aroma se ha diluido mucho, pero si lo abro, aún puedo ver a mi papá rociárcelo.


Oh, ese chaleco. Siempre se lo ponía cuando íbamos al jaripeo, o algún evento informal pero relacionado con el campo. La camisa se la regalé en algún cumpleaños, y aunque el color es chillante, me encantaba como le quedaba a su tono de piel.

El perfume, Versace Green Jeans, aunque es un perfume para hombres creo que puede ser usado sin problemas por mujeres, yo lo hago xD. Entre los aromas que lo conforman está el limón, lavanda, estragón, cedro y abeto.

He de aclarar que mi papá tenía alma de dandy. Le gustaba estar arreglado y presentable, el tipo de hombre que ahorraba para mandarse a hacerse sus trajes con un buen sastre y así tenerlos listos para algún evento especial.

Para esos eventos, donde el traje era lo más apropiado, nada mejor que Herrera For Men. Formal, pero no demasiado, y muy clásico.


Y hasta aquí llegó mi pequeño post de homenaje a mi papá y sus aromas, esos que al percibirlos de inmediato me remiten en el tiempo y hacen sentir que aún puedo cruzar sus dedos con los míos, recargar mi cabeza en hombro...y clavarme su clavícula en el proceso jajajaj

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.