miércoles

Les cuento que una de mis amigas está próxima a casarse y por ende está vuelta loca buscando el vestido ideal, compartiendo cada modelo que le gusta vía Facebook. Y si ustedes se preguntan ¿eso qué? Les digo que me sorprende lo poco clásicas y tradicionales que son algunos vestidos en la actualidad.

Siempre he tenido la idea de que sólo se casa una vez, así que hay que lucir tan espectacular como se pueda. Pero también es cierto la fotografía de tu boda estará exhibida en tu sala, de manera optimista, toda tu vida ¡y no quieres odiar tu arreglo en 20 años! Por eso yo sería aburridamente clásica, pero hablemos de quienes no lo son y las diseñadoras que les ayudan, sobre todo en algo tan nuevo como el color en el vestido.

Aunque el color blanco es un clásico, lo cierto es que nadie obliga a usarlo (por nadie incluyo a la Iglesia), incluso en la antigüedad se casaban de colores, o en países como Grecia llegó a ser costumbre casarse de negro. El color blanco se relaciona con la pureza, de modo que cuando una novia llegaba con un hijo de por medio, su entorno le vedaba completamente el color, igualmente en las segundas nupcias, de modo que con el tiempo se empezaron a recurrir a otros tonos como el marfil, hueso, crema y similares.

Después llegaron toques de color

Pink. 

Jenniffer Garner



Algunas se atrevieron con los degradados, llevándose muy malos comentarios

Gwen Stefani, con una creación de Galliano

Después Liliana Sada, hija de un importante empresario en México (pero realmente, siempre pensé que la hacía ver como un merengue)

Pero es que ahora las propuestas ya son diferentes, ya son todo color. Primero en tonos pasteles y suaves, que no hacen tan chocante el cambio.

Diseños de Monique Lhullier 

Éste me lo dan en un blanco y lo elijo a la de ya

Quizá no se note mucho, pero Reese Whiterspoon se caso con un tono rosa

Pero Vera Wang, que vaya que conoce su negocio, decidió ir más allá y decantarse por tonos más fuertes


Y si eso no era suficiente ¿qué tal una novia de negro?


Y si creen que nadie se atrevería a vestirse así, les digo que en México hubo alguien que sí. La verdad es que no fue alguien caracterizada por el buen gusto o en ser propositiva, pero lo hizo. El resultado fue...


Cabe señalar que la colección de negro de Vera Wang ya había salido cuando se casó, así que pensé supuse que se lo había comprado, pero cuando hojeé la revista, leí que nunca encontró uno negro y se lo mandó a hacer.

El vestido como tal no es malo, pero ese velo negro y los guantes la hacen ver como fugada de la obra de teatro, y ahora película, "La dama de negro"

Así que ¿ustedes qué piensan? Clásicas en los colores o arriesgadas. 

En lo personal lo tengo claro, si algún día decido dar el paso, lo haré con un blanco roto. Que el color se lo dejo a las demás arriesgadas jajajaj

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.