miércoles

Vaya que voy retrasada. Se me ha caído el tiempo encima y las colecciones siguen, ya no sólo en Londres sino en Milán, pero es ¡fui víctima de la gripa! De hecho toda mi familia cayó al mismo tiempo.
Así que con eso de la inmediatez, dejaré atrás New York y seguiré adelante con otro tema.
En la publicidad se dice que para crear un cliente fiel, que se asombre y te siga, ahora se deben crear experiencias. Algún momento inolvidable, quizá sólo por un tiempo, pero que mantenga una idea favorable de la marca en su mente. Esto puede ser claramente aplicable a los desfiles.
Los desfiles tienen un orden bastante claro y estructurado, las modelos recorren el escenario de una en una, después salen todas las corridas y al final sale el diseñador a recibir la ovación. A veces puedes confiar en que las prendas que presentas no necesitan nada más para acaparra la atención y es muy simple la presentación. A veces eres un genio con un deje de teatralidad como Galliano, como aquel desfile que hace poco recordó Aldo. Seguramente habrá otras veces que decidan crear un escenario adecuado para romper la rutina del desfilar de las modelos, muy en la onda Louis Vuitton y su carrusel.



O simplemente puedes cerrar el evento creando un ambiente envolvente en el que encaje a la perfección la ropa presentada. Como en éste caso.
Burberry Prorsum acaba de presentar su colección Otoño-Invierno 2012/2013 en Londres, una colección repetitiva pero que aún no me harta, donde lo que me han fascinado son sus guantes, esos cinturones de moñitos, y varios de sus clásicos Trenchs. Pero soy fan de lo que ocurrió casi al final del desfile.


Debo admitir que otra de las cosas que me ha gustado, es lo que aparece al final del video, que muestra el proceso de elaboración de las prendas

0 comentarios :

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.