lunes

Que la industria de la moda mexicana tiene problemas para posicionarse entre los consumidores del país, no es una sorpresa. En las escuelas hay varios estudiantes que sueñan con salir y no sólo crear su propia marca, sino ser reconocidos por los consumidores. Desgraciadamente solo unos cuantos lo lograrán, especialmente si al talento va aunado el esfuerzo y la inteligencia para saber crear su marca.
En una conferencia que presencié el año pasado, cuyo tema era precisamente el Fashion Marketing, el ponente hablaba de cómo a los diseñadores mexicanos les faltaba pensar como empresarios. Saber a quién le venden.
En la actualidad eso es algo que quizá enseñen en algunas escuelas, pero los pequeños diseñadores, aquellos que lo hacen de una manera más pequeña y aprendieron su oficio de manera empírica, no tienen ni idea de ello.
Cuando te asesoran para poner tu propia empresa, una de las primeras cosas que te dicen es que crees una marca; que no importa lo pequeño que el negocio sea, la importancia de instituirte como marca es muy importante. Esto es tener bien claro lo qué haces, cómo lo haces y para quién lo haces; además de un nombre y un logo para distinguirte de la competencia.
¿Esto a qué viene? A que cuando vas a las ferias artesanales o apoyadas por fondos del gobierno, te das cuenta de que les falta una mayor asesoría en la construcción de su marca, que muchos de ellos tendrían posibilidades buenas de venta si supieran entrar al mercado o encontrar canales adecuados de distribución. Mientras eso no ocurra, probablemente seguiremos encontrando pequeñas joyas por casualidad, y probablemente no volvamos a toparnos con ellas.
Un ejemplo de ello, es una marca artesanal del interior de la República que ubiqué en una feria en Chapingo, Estado de México. El stand estaba lleno de gente, mirando la variedad de playeras con diseños impresionantes y pintadas a mano. Sin embargo cuando pedías su tarjeta, lo que te entregaba era una tarjeta sobre jabones y cremas artesanales. Algo falla ahí cuando todo tu lugar lo ocupan las playeras, es lo que todo mundo te está comprando…y te promocionas diciendo que fabricas unas cremas colocadas en una esquina y a quien nadie les presta atención. Sin duda el poco conocimiento del marketing es el gran enemigo de muchas marcas pequeñas o incipientes.

Les muestro unas fotos de las playeras en cuestión. 

1 comentario :

  1. PUEDO COMPRAR YVES ROCHER AUNQUE NO SEA CONSULTORA?

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.